Cocina de Aguascalientes va por Patrimonio de la Humanidad

Cocina de Aguascalientes va por Patrimonio de la Humanidad

Aguascalientes solicitó el reconocimiento de su cocina por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La iniciativa surgió en la dirección académica  del Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Aguascalientes (ICTEA).

Basada en el paradigma michoacano, la cocina tradicional mexicana logró esta distinción desde 2010, gracias a la gestión del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana. Aquel reconocimiento abrió el camino para que los demás estados mexicanos procuren obtenerlo para sus cocinas, explicó Horacio Mauricio Dávila Villaseca, director de Vinculación de ICTEA, en entrevista con GULA.

Dávila Villaseca comentó que el primer paso en esa dirección fue el diseño de  un concurso de cocina amateur, que se realizó el pasado mes de mayo, con el fin de inventoriar los platillos originales de la zona, ya que la pachola era el único registrado por la ruta gastronómica “El Sazón del Minero”, que atraviesa Zacatecas, San Luis Potosí y Aguascalientes.

El proceso duró dos años y creó un repertorio de 120 platillos, depurados y reducidos luego a una lista de 60 por su importancia social y alimenticia. Los principales platillos de esa lista, como la birria de venado, el pastel de conejo, la rata de campo o el corazón de nopal, son distintivos de la gastronomía hidrocálida. Como en otras regiones de la República, ésta es fruto de una trasmisión cultural milenaria y de la influencia de otras regiones, como en el caso de las enchiladas, el pozole, el mole o el lechón.

La competencia replicó luego en el Concurso Nacional de Cocina Amateur José Guadalupe Posada, organizado por los Institutos de Capacitación para el Trabajo (ICAT) de 13 estados. Aguascalientes obtuvo el segundo lugar con el platillo pastel de conejo. El primero fue para Puebla, con el pollo al pipián y el tercero para el Estado de México, con conejo al pulque.

El Conservatorio apoyó la iniciativa con su recomendación y las gestiones ante la UNESCO para lograr el reconocimiento iniciaron en mayo de este año. Luego del paréntesis abierto por las últimas elecciones, el 7 de julio, retomarán en noviembre, enfatizó Dávila. Y Aguas calientes tiene esperanza y mucha expectativa depositadas en el fallo de esa institución.