Romero y Azahar, estética del sabor

Cocina de Romero y Azahar

Terminando el año a GULA le tocó estar en Monterrey en el preciso momento en que Alfredo Villanueva hacía el preopening de su restaurante Romero y Azahar. Este chef, que lo es también del Xbox en la misma ciudad, emigró a ella desde el Df hace ya más de 15 años. Cocinero empírico, con formación de artista plástico, Alfredo se decidió finalmente por la cocina y se entrenó en Europa antes de regresar inspirado a Monterrey.

Algunos de los locales que abrió, como San Luisito y el Botanero Cumbres, fueron dándole fama en la capital regiomontana. Su concepto es el de una cocina que, sin eludir la sofisticación en las técnicas y presentación más actuales, quiere lograr un resultado que destaque más bien por sabor y calidez.

Su afición por el fuego se concreta aquí en un súper equipo de parrilla al carbón en acero mientras descansa, junto, el gastrovac para cocción al vacío. La ambientación es moderna y sin lujos innecesarios, lo cual acentúa su carácter convivial. Una barra entre la cocina y la sala da oportunidad al chef de servir en directo a sus comensales: caldillo de carne seca y ostiones ahumados, betabel y patitas en escabeche, garbanzo, jocoque y hongos, taco de lechón al achiote con habanero, albóndigas de cordero con salsa de comino, arroz meloso con lechón al romero. La maestría está fuera de duda, incluso en los dibujos con que Alfredo adorna el menú, escrito a mano y renovado cada día, testimonio de su formación artística.

 

Romero y Azahar

Avenida de la Industria # 300, local 12.

San Pedro Garza García

Monterrey, Nuevo León.

Tel: 01 818 335 2090