El juicio del Foie Gras

Por primera vez en Francia una compañía productora de foie gras será enjuiciada por crueldad animal. Se trata de la compañía de Ernest Soulard, que suministraba este producto a chefs de la talla de Alain Ducasse, Joël Robuchon y Gordon Ramsay. La acusación versa sobre crueldad en el mantenimiento de los animales.

Un video liberado por la asociación L214 Éthique & Animaux muestra las condiciones en que viven los patos del productor: jaulas individuales sin libertad de movimiento, con lastimaduras en la piel y ojos y, claro está, la sobrealimentación con el fin de lograr hígados saturados de grasa, que es en esencia el foie gras.

Este juicio ha vuelto a poner el dedo en la llaga en torno a una de los alimentos más polémicos y, al mismo tiempo, más populares de la gastronomía francesa. Los resultados podrían establecer precedentes nunca vistos antes en el país respecto al cuidado de las aves y al gavage, que es rellenarlas de alimento.

De ser culpable de los cargos, la compañía de Ernest Soulard debería pagar una multa de 30 mil euros y sus directores podrían recibir hasta dos años de prisión.  

La noticia llega el mismo mes en que California decidió retirar la prohibición de vender este alimento. Las leyes y el foie gras, sin embargo, ocupan incesantemente  equinas opuestas del cuadrilátero.  Aunque los clientes más ilustres de Soulard han dejado por lo pronto de comprarle, queda por ver el impacto que tendrá el juicio en la cocina francesa e internacional.