Feos pero sabrosos

Bajo el nombre Beautiful on the Inside (hermosos por dentro), Jamie Oliver y la cadena de supermercados Asda, del Reino Unido, han iniciado una campaña para vender frutas y verduras “feas”, consideradas desechos por defectos en la forma, tamaño o color. Estos productos, que no llegaron al estándar requerido para venta en los supermercados, podrán ser adquiridos en Asda a un costo mucho más bajo que sus congéneres “bellos”.

El mediático chef intenta romper con prejuicios de países como Inglaterra y Estados unidos, donde la perfección visual es considerada importantísima en la venta de frutos. Tomates, zanahorias, fresas o manzanas deben tener en estos países el color, el tamaño y la forma considerados correctos. Sin tomar en cuenta su sabor, suelen ser descartados con el consiguiente perjuicio para los productores.

Oliver intenta educar a sus seguidores para que consuman “vegetales feos” y ha logrado por el momento que Asda (y tal vez otras cadenas en el futuro), se interese en tenerlos en sus anaqueles. El beneficio es a la vez para los productores, que pueden generar ingresos de lo que hasta ahora se descartaba, para las tiendas, que amplian su oferta, y obviamente para los consumidores, que obtienen la misma calidad de sabores y nutrientes por precios más económicos.

Reivindicar la categoría de producto para lo que antes eran desperdicios, permite a la vez elevar el nivel de vida de los productores y, de alguna manera, contribuye a mejorar la alimentación de los consumidores.