Versalles se abre a la plebe

Por primera vez en sus casi cuatro siglos de historia, hombres y mujeres sin título nobiliario del mundo entero habrán de hospedarse en el Palacio de Versalles.

Este complejo de edificios, símbolo arquitectónico de la historia francesa moderna, en el que eximios cocineros de la realeza incubaron lo que sería con el tiempo su alta cocina, será además el entorno del nuevo restaurante de Alain Ducasse, máximo exponente de la culinaria francesa de este tiempo.

El proyecto, diseñado por Ducasse en mancuerna con el grupo hotelero LOV, ganó a inicios de este mes la licitación para operar por un periodo de hasta 70 años un nuevo hotel de lujo, restaurante incluido, en el legendario Palacio.

La convocatoria fue lanzada en agosto de 2015 por el gobierno francés y comprende tres edificios: Grand Contrôle, Petit Contrôle y Pavillon des Premières Cent Marches, actualmente cerrados al público. Abarcan una extensión de casi 3 000 metros cuadrados e incluyen ahora entre sus paredes el “Ducasse à Versailles”, a cargo del cocinero galo.

Su concepto, adelantó este último, estará inspirado en un “café francés contemporáneo” y estará ubicado en el área sureste del recinto, en lo que fueran las oficinas del ministerio de finanzas de Luis XIV, el famoso “Rey Sol”.

El grupo LOV acondicionará al mismo tiempo 20 habitaciones de lujo, cuyos decorados “clásicos y refinados” serán similares a los de las grandes mansiones y palacios europeos de principios del siglo XVIII, precisó la administración del Palacio de Versalles en un comunicado oficial.

Esta licitación se enmarca en una política que busca la revalorización y mantenimiento de monumentos históricos con la implantación en ellos de actividades económicas, siguiendo un programa lanzado en 2009 por el Ministerio de Cultura de Francia.

Los concesionarios, especificó el organismo, deberán efectuar "obras de salvaguarda y de restauración del monumento histórico" además de "las operaciones de adaptación necesarias para el funcionamiento del programa hotelero".

La construcción de este nuevo hotel de lujo, así como del restaurante de Ducasse, tendrá un costo aproximado de 14 millones de euros. Se prevé que el proyecto completo comience a operar en 2018.