La cocina, herramienta social

La cocinera venezolana María Fernanda di Giacobbe ganó este lunes 11 de julio la primera edición del Premio Mundial Basque Culinary Center a la sostenibilidad, otorgado por el instituto de gastronomía homónimo y el Gobierno Vasco.

El galardón, dotado de una bolsa de 100 000 euros (110 435 dólares), reconoce a los chefs cuya labor en la cocina haya impactado de manera positiva y transformadora a la sociedad, informó en un comunicado de prensa el Basque Culinary Center. Di Giacobbe, en efecto, ha trabajado con comunidades productoras de su país para que mejoren sus productos y lo exporten a diversos maestros chocolateros en el mundo.

"En medio de la compleja situación política en Venezuela, la chef se ha empeñado, sobre todo, en brindar oportunidades a mujeres en situación de vulnerabilidad económica, a las que capacita y convierte en microempresarias del chocolate", agregó el comunicado.

“Somos pobres en las mediciones internacionales, pero ricos en alegría y ganas de trabajar. Venezuela no es la que sale en las noticias. Este premio nos ayudará a restaurar nuestra alma e identidad. Juntos estamos construyendo un país a través del cacao”, expresó Giacobbe a la prensa internacional tras haber conocido el fallo del jurado.
Di Giacobbe superó a más de 110 candidatos de más de 30 países participantes.

Un comité técnico seleccionó a 20 finalistas, de los cuales resultó ganadora la venezolana. El jurado estuvo presidido por reconocidos chefs internacionales como Joan Roca, Ferrán Adrià, Dominique Crenn, Heston Blumenthal, Massimo Bottura y Yoshihiro Narisawa.

Además de ellos, fungieron como jueces diversos escritores y especialistas internacionales en el tema de la gastronomía como Harold McGee, Massimo Montanari, Laura Esquivel y Cristina Franchini.

El chef Joan Roca, del Celler de Can Roca, dijo que Di Giacobbe es "un ejemplo inspirador que refleja el poder de la gastronomía, independientemente de cuan complejo sea el contexto". Y agregó: “Estábamos acostumbrados a entrar en una competición por ser el mejor cocinero; esto ya está superado. Ahora, se trata de lanzar a la sociedad el mensaje de que estamos vinculados a causas comprometidas".

La ganadora está obligada a destinar los 100 000 dólares en un proyecto que refleje la capacidad transformadora de la gastronomía en la sociedad. Di Giacobbe adelantó que invertirá el dinero en la creación de una escuela del chocolate en Caracas. “Lo tenemos todo diseñado para poner en marcha un centro para las emprendedoras”, afirmó.

Di Giacobbe se inició en el tema del cacao tras un viaje a Barcelona en 2002, donde conoció el concepto de Cacao Sampaka, el cual replicó en su natal Venezuela bajo el nombre Cacao de Origen.

Su proyecto, “ligado a los sabores y memoria gustativa de nuestro país”, explicó la chef, comenzó con una pequeña escuela, Kakao, y apenas 30 mujeres en situación de vulnerabilidad, a las que ayudó a convertirse en microempresarias del chocolate.

Hasta el momento Di Giacobbe ha formado a unas 8 500 personas de 18 comunidades cacaoteras y, junto a la Universidad Simón Bolívar, ha creado el diploma de Gerencia de la Industria del Cacao, donde el 94 por ciento de los estudiantes son mujeres.