BAJA EXALTA SU COCINA

Si durante las Fiestas de la vendimia la gastronomía se expande al ritmo del universo, el mensaje ahora es que más allá de ellas la buena cocina y el buen vino en Baja California nunca se acaban. Lo ratificará la sexta edición consecutiva del Baja Culinary Fest 2016, que se llevará a cabo del jueves 27 al domingo 30 de octubre próximos en la explanada del Centro Cultural de Tijuana (CECUT).

Los asistentes a este festival podrán disfrutar durante 4 días de toda la riqueza gastronómica que ofrece el estado: pescados y mariscos de la región, cervezas y mezcales artesanales y, claro está, de los diversos vinos elaborados en los valles de Baja California, informó Shadia Wehbe, directora de comunicación de la Secretaria de Turismo estatal.

“La oferta gastronómica del Valle de Guadalupe no se limita únicamente a las Fiestas de la vendimia durante el verano, que terminará por convertirse en un evento simbólico muy importante, pero no definitorio de lo que es el valle en términos turísticos”, refrendó por su lado Fernando Pérez Castro, secretario del Comité Provino de Ensenada y propietario de bodega La Lomita.

Agregó que actualmente existen alrededor de 140 proyectos vinícolas en el estado, desde aquellos que cuentan con sus propios viñedos hasta otros más pequeños que compran uva y elaboran su vino en las instalaciones de otras vinícolas.

Pérez Castro resaltó en ese sentido la vitalidad actual de la industria. “El año pasado”, señaló, “más del 30 por ciento de los vinos consumidos en nuestro país fueron mexicanos, mientras que el 70 restante procede de Chile, España, Francia, Argentina, Australia e Italia. Es decir que México ya concentra el mayor porcentaje del mercado”.

“Actualmente”, indicó, “el consumo per cápita de vino en México es de 750 mililitros, es decir, 1 botella al año”. El consumo, sin embargo, está concentrado en tan sólo 3 millones de personas, de las más de 100 que hay en el país. Esto quiere decir, enfatizó, “no solamente que esos 3 millones son muy buenos bebedores, sino que hay un potencial aún enorme de crecimiento”.

Pero “si el consumo sigue aumentado como se espera que lo haga en los próximos años, hasta las 2 botellas per cápita, no habrá vid suficiente en Baja California para abastecer la demanda”. En la actualidad, agregó, el estado cuenta con unas 3 mil hectáreas de viñedos.

“Es un reto mayúsculo para los valles de Ensenada, que nos obligaría a ampliar nuestra superficie de viñedo entre 6 y 9 mil hectáreas. Si no lo hacemos ahora, ese 30 por ciento del mercado que ocupa el vino mexicano comenzará a perder terreno frente a otros países”, remató.

El Baja Culnary Fest contará con la participación de al menos 25 chefs locales y extranjeros, quienes ofrecerán desde cenas especiales, a conferencias y talleres de cocina. Destaca la presencia de los chefs mexicanos Javier Plascencia (Finca Altozano y Misión 19, Tijuana), Xavier Pérez Stone (Axiote, Playa del Carmen), Celia Florián (15 Letras, Oaxaca) y Eduardo García (Massimo Bistro, CDMX). Como en otros años, la entrada a la explanada del CECUT será gratuita y se espera una afluencia de más de 6 mil personas, informó Wehbe.

FOOD DESING

Shadia Wehbe anunció también la realización del IV Encuentro Latinoamericano de Food Design, que se realizará del 19 al 22 de octubre en Ensenada. El evento, afirmó, es un diálogo interdisciplinario que convoca a chefs, diseñadores, restauranteros, fotógrafos e investigadores mexicanos y extranjeros en el área del Food Design.

Lo patrocina la Red Latinoamericana del Food Design, organismo dedicado a promover “toda acción que mejore nuestra relación con la comida en los más diversos sentidos y/o aspectos. Estas acciones pueden referir tanto al diseño del producto comestible en sí como a su contexto, incluyendo objetos, espacios y procesos”, señaló la funcionaria.

El ingreso al festival es gratuito. Éste es coproducido por la Red de Ciudades Creativas de la UNESCO y tendrá como sede el Centro Cultural Riviera del Pacífico. Entre sus actividades están previstos talleres y conferencias orientados a explorar los lazos entre gastronomía, arte y diseño. Durante sus cuatro días de duración se espera una afluencia de más de 600 personas.