CHELA BELGA, PATRIMONIO DE LA UNESCO

  • La tradición cervecera de Bélgica fue declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Los entusiastas de la chela belga ya pueden ir destapando un par de frías: la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró a la tradición cervecera de Bélgica como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, informó en un nota la agencia de noticas EFE.

La decisión –que también reconoció a las fiestas de las Fallas de Valencia y a la rumba cubana– fue adoptada este 30 de noviembre, durante la reunión anual del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio de la Unesco, que se celebra en la ciudad de Addis Abeba, capital de Etiopía.

Los expertos valoraron la “extrema diversidad del arte cervecero de Bélgica”, un país que pese a su tamaño –11.2 millones de habitantes– posee una de las tradiciones cerveceras más rica y arraiga del mundo, hoy día reflejada en una pujante industria integrada por al menos 200 fábricas de cerveza, informó EFE.

La Unesco subrayó que esta bebida es parte de la vida diaria y festiva de los habitantes de Bélgica, “ya que refuerza la identidad de sus comunidades y es accesible a todo el mundo, hombres y mujeres ".

En cada provincia belga, destacó el organismo, existen fábricas, clubes, restaurantes y cerca de 30 museos dedicados a esta bebida, en los cuales se organizan decenas de eventos, cursos y festivales cada año. En el país europeo, además, se elaboran cerca de 1 500 tipos de cervezas distintas, muchas de ellas bajo métodos artesanales.

Si bien el alcoholismo es un motivo de preocupación creciente, la Unesco afirmó que se galardonó algo más que una simple bebida: “las comunidades la usan para cocinar, maridarla con los alimentos y elaborar productos como el queso amasado con cerveza”,

En Bélgica, la noticia fue recibida con júbilo. Rudi Vervoort, un líder regional de Bruselas en la materia, dijo a EFE que la bebida “ha sido parte de nuestra sociedad desde tiempo inmemoriales”. Agregó que su legado cultural se recoge en innumerables canciones de taberna y hasta en las pinturas del pintor flamenco Pieter Brueghel.

Sven Gatz, ex presidente de la Federación de Cerveceros Belgas y ministro de Cultura de Flandes, comparó el reconocimiento con ganar el Mundial de fútbol: “Amamos nuestra cerveza y apreciamos su interminable diversidad; no tiene nada que envidiarle al vino en cuanto a calidad”, declaró a la agencia de noticias.

En el país europeo, la cerveza es elaborada bajo cuatro procesos distintos de fermentación: la espontánea, empleada en la cerveza “Lambic" (única en Europa); la alta o "Ale"; la mixta, propia de las cervezas "tostadas"; y la "baja" o "Lager", utilizada en la modalidad "Pilsner".

La Unesco dijo que la supervivencia de esta tradición está a salvo gracias al conocimiento artesanal trasmitido de generación en generación y que abarca desde pequeñas familias productoras hasta comunidades de monjes trapenses y grandes empresas. Desde 1975, además, el consumo de cerveza belga se ha disparado a nivel global, gracias a los movimientos reivindicativos y a los elogios de expertos extranjeros.

Tal es su importancia en la cultura y economía de Bélgica, que este año la cervecera Brugse Zot, construyó un “cervezoducto” desde el centro medieval de Brujas a una embotelladora en las afueras la ciudad.