NESTLÉ Y LA BATALLA DEL AZÚCAR

  • En plena cruzada global contra la obesidad, Nestlé anunció que reducirá hasta en un 40 por ciento el azúcar de sus chocolates.

En plena cruzada de los Gobiernos del mundo en contra de la obesidad y enfermedades como la diabetes, Nestlé, el gigante transnacional de alimentos procesados, informó en un comunicado de prensa que reducirá hasta en un 40 por ciento el azúcar de sus chocolates y otros productos de confitería “sin afectar su sabor”.

La empresa afirma estar trabajando en un nuevo método para elaborar dulces “más saludables”, que consiste en modificar la estructura de las moléculas al ahuecar los cristales de azúcar. Esto hace que los cristales se disuelvan más rápidamente en la lengua y permite utilizar menos azúcar en las golosinas.

"Nuestros científicos”, explica en el comunicado Stefan Catsicas, director de tecnología del grupo suizo, “han descubierto una forma completamente nueva y diferente de estructurar el azúcar. Por lo tanto, incluso cuando se utiliza mucho menos en el chocolate, la lengua percibe una dulzura casi idéntica a la anterior”.

El anuncio se da en un momento crucial para los Gobiernos del mundo, que están impulsando y adoptando medidas que afectan los intereses de los grandes fabricantes de alimentos procesados. El objetivo en común es obligarlos a elaborar productos más sanos y mitigar las epidemias globales de obesidad y diabetes.

Recientemente, a mediados de octubre de este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamamiento mundial para que todos los países impongan un impuesto especial del 20 por ciento a los productos procesados que contengan grandes cantidades de azúcar, entre ellos las bebidas azucaradas y los chocolates.

Actualmente, sin embargo, sólo naciones como México, el Reino Unido y algunas ciudades de Estados Unidos han aprobado impuestos especiales al azúcar en un momento en que la obesidad y la diabetes, según datos de la OMS, afectan a cuatro veces más personas que en 1980.

El anuncio del gigante suizo se produce en un contexto en el que diversas compañías del sector están impulsado investigaciones similares. El grupo, señaló el comunicado, ya ha patentado sus hallazgos científicos y comenzará a usar este método –“azúcar en disolución”– en sus productos de confitería a partir del 2018.