¿Coca con cola que le pisen?

  • Coca-Cola, la refresquera más grande del mundo, fue demandada por una ONG que le acusa de emplear publicidad engañosa en sus productos.

Coca-Cola, la refresquera y embotelladora más grande del mundo, fue demandada a inicios de enero por una organización no gubernamental, Praxis Project, que le acusa de emplear publicidad engañosa en sus productos y recurrir a métodos similares a los utilizados por las marcas de cigarros para enganchar a los consumidores.

La ONG, con sede en el estado de California, presentó su demanda ante una corte federal en la ciudad de Oakland con el propósito de impedir que el gigante refresquero y la Asociación Estadounidense de Bebidas continúen emitiendo “publicidad engañosa” para promover las bebidas azucaradas. Adicionalmente, pide que se hagan públicos los estudios acerca de su impacto en la salud, sobre todo en niños y jóvenes.

Praxis está representada por el Centro para la Ciencia en el Interés Público, otra ONG con un largo historial de litigios contra las industrias de alimentos y bebidas. Diversos estudios científicos, afirma la demanda, han vinculado el consumo de refrescos con la obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

“Desde 1950 hasta fines de 1990 la industria del tabaco realizó una elaborada campaña de desinformación para poner en duda las investigaciones científicas que relacionaban los cigarrillos al cáncer del pulmón y otras enfermedades”, argumentó Maia Kats, directora de litigios del Centro, para indicar a continuación que lo mismo sucede hoy día con Coca-Cola, pues “necesita atraer a nuevos clientes, sobre todo jóvenes”.

La multinacional, por su parte, desestimó las acusaciones e informó que “toma la salud de sus clientes muy en serio”. Entre otros argumentos señalo que sus productos cuentan con información acerca de sus calorías. “Seguiremos escuchando y aprendiendo de la comunidad de salud pública y mantendremos nuestro compromiso de jugar un papel significativo en la lucha contra la obesidad”.

Esta demanda llega en un momento en que la empresa, junto a otros grandes fabricantes, intenta frenar impuestos y medidas regulatorias impulsadas por algunos gobiernos del mundo como los de Reino Unido y España los cuales, a su vez, siguen los pasos de Francia, México y Hungría para gravar más fuertemente a las bebidas azucaradas. En Estados Unidos ciudades como San Francisco y Chicago también han establecido impuestos especiales.

Tanto Coca-Cola como sus dos mayores competidores, PepsiCo y Dr Pepper Snapple, se han comprometido a disminuir las calorías e ingredientes artificiales en sus refrescos durante los próximos años y a aumentar la producción de bebidas más saludables. También están comenzando e incursionar en otro tipo de segmentos como el café instantáneo, jugos, agua embotellada, bebidas energéticas, tés, sueros y lácteos.