Blog: Caviar al Pastor

Por: Cris Winters

Este mes cumplí siete meses de vivir sola. Desde que tenía diecinueve y tras graduarme de prepa me mudé a la Ciudad de México; ya sabía lo que significaba abandonar el útero gastronómico y sobrevivir lejos de la madre que hace el super y la cocinera que, en el caso de mi familia, se caracteriza por hacer las mejores salsas del mundo y tener siempre una sonrisa.

Debo confesar que hasta hace unos meses, la palabra detox me parecía un tanto pretenciosa, equiparable a esas modas en que de pronto algún ingrediente como la linaza resurge de la nada y toma protagonismo como el nuevo milagro de la naturaleza que cura el cáncer, quema la grasa, deposita millones en tu cuenta bancaria y tiende tu cama. Quizá mi falsa percepción se debía a esas dietas de líquidos en las que el rebote es casi seguro.

Hace un par de años aterricé en Edimburgo para encontrarme con una de esas amigas que más bien son familia. Ahí, nos quedamos en un pequeño hotel atendido por unos hindús que hablaban un inglés no muy sofisticado. A pesar de ser verano el clima permitía que enfriáramos la leche con tan sólo dejarla cerca de la ventana y casi todos nuestros paseos se reflejaban en los charcos.

A todos los periodistas que diario se juegan la vida.
A todos mis amigos en Indie Rocks!

 

El primer trimestre del año fue como un gran festival de música que inició con el Carnaval de Bahidorá  y culminó con el Vive Latino, no sin antes hacer una parada en Cumbre Tajín. Creo que aún me duelen las piernas, pero eso no importa si es por atesorar experiencias.

Gracias a todos los miembros de Grupo Pata Negra, que me tuvieron paciencia y fueron mis cómplices en esta experiencia. 

En suajili, watusi watoto significa niño guerrero. En mi cabeza, esas seis sílabas son sinónimo de tres de los veranos más maravillosos de mi vida. Un total de seis semanas durante las cuales el campamento del Africam Safari, en Puebla, era no sólo una vacación, sino una probadita de independencia paterna.

Para mí, el 2014 empezó como un all you can eat buffet, en el que la infinidad de posibilidades lo mismo abruman que emocionan, y en el que el reto radica en no llenar el estómago con la primera opción, sino en domar los impulsos a cambio de un manjar superior. Es de sabios recorrer toda la mesa del buffet antes de comenzar a atascarse, pero tampoco hay que tardarse tanto, pues la comida se acaba y la que queda ya está fría,... Leer más

Durante mucho tiempo, una de las noticias cotidianas menos alentadoras era llegar a mi casa y que el menú del día consistiera en chuletas de cerdo ahumadas.  El platillo me parecía espantoso,  terriblemente aburrido y encima de todo no ofrecía nada a cambio; no era muy bajo en grasa, no prometía disminuir mis probabilidades de padecer cáncer, nada. El único consuelo era que solían escudarlo con una guarnición de puré de papa.

A Mich, que me asustó con su viaje a terapia intensiva.

“Felicidades a los chefs reconocidos en el ranking @LatinAmericas50. Con su talento, ponen muy en alto el nombre de nuestro país”.

-Enrique Peña Nieto

"Superhombre no lo soy, superhambrienta lo soy  más que nadie" - Amélie  Nothomb

A mis sabores; los que me dejaron satisfecha, los que se volvieron amargos, los que no se dejaron probar y los que siempre me dejan con ganas de más. Gracias por educar mi paladar.

Primer día en un nuevo trabajo y rechazo la oferta de una taza de café. La chica  me mira extrañada: ¿quieres ser escritora y no tomas café? Río por dentro; no todos aspiramos a convertirnos en un cliché. No es que no beba café, pero en ese preciso momento tenía antojo de té.